La contraoferta…

Aceptaste una oferta de trabajo, renuncias y en tu compañía te hacen una contraoferta para retenerte. Tú te sientes halagado y tentado.

Sí claro, pero ten cuidado porque aceptarla, o siquiera considerarla, te va a costar de alguna u otra forma.

Hablemos de dinero:
1. Hacer una contraoferta para retener con dinero probablemente sea demasiado tarde. Si en tu empresa existe una buena política de compensaciones, entonces saben cuanto vale cada posición en el mercado y te pagan de acuerdo a lo que vales desde un inicio.

2. Cuando ya tienes una oferta en la mano, si eres profesional, debiste haber hecho toda la “suma y resta de tangibles e intangibles” y, si aceptaste, quiere decir que te vas porque es mejor. Por lo tanto, al aceptar una contraoferta, lo que estás diciendo es que el dinero y únicamente dinero es lo que hace la diferencia para ti. No es una buena señal en ningún momento de tu carrera.

3. Aunque te quedes y parezca final de “todos contentos”, la confianza estará rota. ¿Cómo puede saber tu compañía que no te metiste al proceso de entrevistas sólo para lograr una oferta y negociar? ¿Serás a caso tú una persona a la que no le importa hacer perder el tiempo a los demás con tal de obtener más dinero? La duda siempre les quedará.

4. El dinero es como la adrenalina, un estímulo de muy corto plazo. Al cabo de poco tiempo te vas a acostumbrar y vas a estar otra vez buscando nuevos horizontes, sólo que esta vez, como ya ganas más, será más difícil encontrar una buena oferta, e inclusive a lo mejor tu compensación ya no está dentro de mercado.

Hablemos de desarrollo profesional:
5. Vamos a suponer que te retienen con la promoción que estabas esperando desde hacía tiempo y que no llegaba. Primeramente, si saliste al mercado a buscar desarrollo, la nueva oferta de trabajo debe reflejarlo. Si no es así, entonces el mensaje que mandas es que no eres serio. ¿Buscas lo que no tienes y no lo encuentras, pero como quiera te vas? Segundo, si no lo encontraste, es posible que sea debido a que para el mercado todavía no estás listo para ese puesto que sigue, y de ser así, ¿entonces por qué en tu compañía sí deberías obtener la promoción? Quedas mal de cualquier forma.

6. En caso de que hayas encontrado el desarrollo que estabas buscando en otra empresa y tu compañía ahora te iguala esa posibilidad, como quiera no debes aceptar la contraoferta por esta sencilla razón: tú no tenías algo, alguien más te lo ofrece porque cree que lo mereces, acto seguido, en vez de premiar a los que sí vieron tu potencial ¿estás premiando a los que no lo vieron?

7. Suponiendo que tu compañía trata de retenerte hablándote de grandes planes que tienen para ti y de tu potencial para llegar a ser el director general, tampoco debes aceptar. Primero, sí eres tan bueno, en otro lado también lo serás. Segundo, si existen esos grandes planes para ti, ¿por qué no lo sabías? ¿No hubiera sido más fácil comunicártelo con oportunidad para que tú ni siquiera voltearas a ver otras opciones?

Hablemos de la ética y el profesionalismo:
8. ¿Qué tal si alguien llega contigo y te dice: o me das “esto” o renuncio? ¿No es acaso una amenaza inaceptable? Si la aceptas la contraoferta te estás prestando precisamente a eso, sólo que visto desde otro ángulo.

9. Tú ya aceptaste una propuesta, la firmaste y muy probablemente hasta te comprometiste a iniciar labores en cierta fecha. Si te quedas, lo que estás diciendo es que tu firma y tu palabra pueden cambiar según te convenga. Eso, es un mal mensaje desde cualquier punto de vista.

10. Algunas veces te juegan el chantaje emocional para retenerte, pero aunque te hagan ver tu suerte y te digan que eres desleal y “traidor”. Si te quedas serás traidor con la empresa con la que ya firmaste y no existen los “traidores de un lado y leales del otro” ¿o si? Es al revés, si te vas, tienes principios y eres profesional… aunque te digan lo contrario. Si te quedas eres traidor… aunque te digan lo contrario.

Conclusión:
Aquí hay 10 razones para no aceptar una contraoferta y en realidad hay muchas más, pero al final, esto es lo que debe quedar claro: que te hagan una contraoferta no es un halago profesional, sino todo lo contrario, porque como ya vimos, aceptarla siempre te va a costar. Por eso está mal considerarla, incluso hasta deberías molestarte ¿Por qué te ponen algo en la mesa que te va a costar a ti? Te puede costar en lo profesional, en tu credibilidad, en la confianza, en lo ético y algunas veces te va a costar dinero, pero siempre te va a costar. ¿Lo vas a pagar?

Te reto a que encuentres una razón para aceptar una contraoferta que no te cueste en algún momento del tiempo. No hay.

 

Juan Valles

About Juan Valles

Trabajo en el sector educativo, como director de talento de una institución en la que estamos tratando de cambiar la manera en que educamos a las nuevas generaciones. Estuve 8 años en una de las firmas globales de consultoría de talento y aprendí mucho. Escribo sobre career management por experiencia profesional y por pasión. Estudié Ingeniería Química y la curiosidad por entender como funciona todo esto siempre ha estado en mi. Escribo sobre ciencia y doy clases de química por formación y pasión. Soy cocinero aficionado y un apasionado del buen comer. Nunca estudié nada sobre esto, ni quiero, este tema lo quiero mantener en la pura pasión.
This entry was posted in Career Management. Bookmark the permalink.

6 Responses to La contraoferta…

  1. MBA Miguel Ángel Fernández Delgado says:

    Estimado Juan te felicito por tus comentarios que invitan a la reflexión de muchos profesionales y estudiantes a punto de egresar. Saludos y te seguiremos leyendo.

  2. leonard ottosen says:

    interesantes comentarios, creo que siempre lo sabemos, pero pocas veces lo ponemos en real practica. seria muy interesante que las nuevas generaciones vieran esto para que evaluen mas y no sean “deslumbrados” por esas contraofertas que los hacen dudar de si mismos y de su muy valiosa experiencia.

  3. Juan , felicitaciones por tu articulo.
    No lo habia pensado asi de drastico , de que de cualquier manera pierdes .
    Sin embargo me parece que aceptar la contraoferta es para quedar en una zona de confort ya que el cambio significaria un reto , es decir ir hacia lo nuevo y desconocido.

  4. Gerardo Lara says:

    Muchas gracias Juan por compartir estos sinceros comentarios con todos nosotros, la verdad los apreciamos bastante & sobretodo nos da un mejor panorama sobre las cosas que no consideramos normalmente.
    Felicidades por la pagina, sinceramente creo que es excelente & muy importante para la comunidad

  5. Juan
    Felicidades por tu articulo. Coincido mucho con los motivos y me he encontrado en esta situacion 3 veces, declinando la contraoferta de la empresa donde me voy precisamente por los motivos que explicas.
    Por el contrario desdeño profundamente esta actitud observada en muchos compañeros de trabajos anteriores que no solo aceptan la contraoferta, sino que lo utlizan como medios para obtener aumentos.
    Gracias por tu articulo.
    saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s