Empleabilidad en la Edad Madura

¿Quién inventó eso de la edad madura? No existe tal cosa. Está en la mente, como todo lo demás; y reside ahí en donde están nuestros otros límites, sí, esos que terminan siendo nuestras áreas de oportunidad.

La verdad es que no sabemos quien lo inventó, pero seguramente fue el mismo que inventó eso de que a los 50 ya no puedes correr y saltar. Con proporciones guardadas, la verdad es que esa edad puedes correr y saltar aún mejor que a los 20. Claro, siempre y cuando hayas permanecido ejercitándote durante los 30 años subsiguientes y ahí es donde precisamente está la diferencia.

La empleabilidad es un músculo.

Y sin embargo, el hecho es que un gran número de nosotros se pregunta constantemente si ya llegamos a esa edad en la que ya no es uno contratable. Y por si fuera poco, también nos preocupamos por el estado de la economía y la consecuente oferta de empleos en el mercado. ¿Por qué tendemos a preocuparnos por cosas que no están realmente en nuestro control?

Lo que sí está en nuestro control es mantener el músculo de la empleabilidad fuerte y sano, porque aún en las épocas de profunda crisis, como en el 2009, hay mucha más gente con trabajo que gente desempleada. ¿Por qué los Rolling Stones, que ya están llegando a los 70’s, siguen llenado los estadios más grandes del mundo? ¿Qué no se supone que la edad para el rock es cuando está uno joven? La respuesta es sencilla: porqué tienen muchos clientes para lo que ellos hacen. Le gustan a mucha gente y hacen filas para comprarles. Ergo, son muy empleables.

El mensaje es claro; si no estás en el top de tu profesión, actúa en consecuencia. La edad madura es la mejor época profesional, si te preparaste. ¿Y cómo prepararse?

Parte 1, debes tener las mejores prácticas en lo que haces y para eso están las asociaciones profesionales, en las que personas con la misma actividad se reúnen a compartir experiencias y asuntos comunes. También hay maestrías, diplomados y cursos de actualización. Además, hay muchos foros de discusión, grupos y redes sociales en Internet. Afortunadamente, hoy en día todo está a 2 clics de distancia. Por ahí hay que empezar; tienes que saber en donde estás parado.

Parte 2, debes entender muy bien que la experiencia no se mide en años ni tampoco en la cantidad de cosas que sabes. “Saber” no es ventaja competitiva, el conocimiento es público y está en Internet. La experiencia se mide en lecciones aprendidas. Experiencia es responder a preguntas como estas: ¿En qué cosas te hiciste muy bueno como resultado de los trabajos que has tenido? ¿Cuáles son las 2 ó 3 cosas que hacen la diferencia entre el éxito rotundo y el mediano desempeño en el puesto que tú tienes? ¿Qué es lo difícil de tu trabajo? Ahí, en las respuestas a esas preguntas, están tus ventajas competitivas. Ahí está lo que el mercado te comprará, pero no harán fila si tú mismo no lo sabes con absoluta claridad.

Parte 3, debes mantener la mente joven y fresca, para lo cual describo estas maneras, pero hay muchas otras y al leerlas te darás cuenta de qué se trata.

  • Cambiar de responsabilidad cada 4-5 años ayuda mucho a que tu mente tenga que aprender cosas nuevas, especialmente si ese cambio implica un departamento diferente a tu área, o vivir en otra ciudad o país.
  • Tomar cursos o incursionar en aficiones que no son habituales en nosotros, y entre más opuestas, mejor.
  • Futurear. ¿Quieres saber lo que va a pasar en 5, 10, 15 ó 20 años? Lee revistas y libros de divulgación científica. Lo que la ciencia está haciendo ahorita va a cambiar el mundo mañana. Tienes que saberlo.
  • Estar en contacto con lo que los jóvenes están haciendo. ¿Cuántas reuniones al año tienes con jóvenes para aprender de ellos? Seguramente ninguna porque piensas que todavía no saben nada, ¿correcto? ¿Sabías que para los chavos de secundaria y prepa el correo electrónico ya está obsoleto? Se comunican vía Facebook, Twitter y mensajes de texto. Definitivamente ellos no lo usan como nosotros y cuando lleguen al mercado laboral van a marcar esa tendencia. Podemos discutir si la forma de comunicarse es la que debería ser o no, pero el hecho es que si no te das el tiempo de observar, aprender y participar estas tendencias, de repente te vas a dar cuenta de que te quedaste atrás.

Cuando quieres mantener tus músculos fuertes y sanos, ¿qué haces? Pues los alimentas muy bien con una dieta adecuada y los ejercitas, así de simple. Bueno, pues eso es lo que acabamos de describir. La parte 1 es la alimentación de tu músculo de la empleabilidad, la segunda es la asimilación de ese alimento (lecciones aprendidas) y la tercera es el ejercicio. Cuando nos ejercitamos, lo que estamos haciendo es forzar nuestros músculos un poco a la vez, para que podo a poco vayan adquiriendo volumen y fuerza. Así que la pregunta es si estás forzando o estirando tu mente, o simplemente la tienes en su zona de confort con lo que ya domina para que “no se canse”. ¿Conoces a alguien que se haya muerto por pensar demasiado?

 Y ahora que ya quedó claro que la empleabilidad en la edad madura empieza desde mucho antes, debemos hablar de lo que es recomendable hacer, si por alguna razón el desempleo te tomó por sorpresa con tu músculo de la empleabilidad deteriorado, que por cierto es muy común. Bueno, pues regresemos a las 3 partes básicas. Vamos a suponer que no estás en las mejores prácticas de tu profesión y que no sabes ni cuales son, ni por donde empezar. Vamos a suponer también que tampoco tuviste o te diste la oportunidad de mantener la mente joven y fresca y además, que por lo anterior, por la economía familiar, la poca demanda de  empleos, el gobierno y la inseguridad, te encuentras en una profunda crisis de depresión profesional. Parece que todo se alineó y además este artículo termina por hacerlo peor.

A pesar de que todo eso se pueda combinar, lo que no va a cambiar es tu experiencia. Esa es tuya, de nadie más y vale dinero, siempre y cuando te enfoques en lo que asimilaste en todo este tiempo.  De nuevo, no se trata de años, ni de saber cosas, se trata de lecciones aprendidas, ¿qué has aprendido mejor que nadie? ¿Ante que tipo de situación o problema te llaman a ti porque nadie lo resuelve mejor? Ahora, hagamos un ejercicio de sentido común: el mercado laboral es muy grande (unos 45 millones de personas en México) y alguna de esos 45 millones de personas tiene un problema que no la deja dormir y que tú eres la persona más indicada para resolverlo. Esa persona es tu nuevo jefe. La pregunta es quién es y en dónde está. Es lo único que hay que resolver para que te emplees de nuevo.  ¿En qué hay que ser muy bueno para ser muy exitoso en tu último trabajo? ¿En qué tipo de empresa y puesto son muy valuadas esas habilidades? ¿Quién es el jefe de ese puesto? ¿Cómo entro en contacto con él?

Se de antemano que las respuestas a todas estas preguntas no son fáciles, pero si haces el ejercicio te sorprenderás y no necesitas millones de clientes como los Rolling Stones, necesitas uno. Encuéntralo.

Juan Valles

About Juan Valles

Trabajo en el sector educativo, como director de talento de una institución en la que estamos tratando de cambiar la manera en que educamos a las nuevas generaciones. Estuve 8 años en una de las firmas globales de consultoría de talento y aprendí mucho. Escribo sobre career management por experiencia profesional y por pasión. Estudié Ingeniería Química y la curiosidad por entender como funciona todo esto siempre ha estado en mi. Escribo sobre ciencia y doy clases de química por formación y pasión. Soy cocinero aficionado y un apasionado del buen comer. Nunca estudié nada sobre esto, ni quiero, este tema lo quiero mantener en la pura pasión.
This entry was posted in Career Management. Bookmark the permalink.

2 Responses to Empleabilidad en la Edad Madura

  1. Gina says:

    Gracias a tu escrito sobre la gente de edad madura, me fijé acá en Mexicali en la cantidad de personas de mayor edad en trabajos cotidianos. Desde la que empaca las bolsas de mandado en Soriana hasta los parqueros de varios centros comerciales. Debemos de copiarle mas a los {gringos} en su manera de tratar a la gente mayor. La edad es un factor no importante en puestos claves de corporaciones americanas. Gracias Juan por tu escrito.. Ya seré tu lectora. Saludos.

  2. Estimado Juan,
    Excelentes artículos que nos hacen reflexionar, hipótesis muy interesantes a explorar a fondo.
    Es muy agradable el estilo captando la atención a través de la combinación interdisciplinaria de conocimiento y experiencias profesional y de vida diaria.
    Muchas Felicidades,
    Hugo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s